Cómo elegir la ropa de cama ideal

Pasamos en la cama un tercio de nuestra vida, así que… ¿no te parece importante elegir con cuidado la ropa que la viste? Además de ser cómoda para nosotros, apetecible y agradable, la ropa de cama tiene que ser vistosa y acompañar la decoración del dormitorio. Y hay que tener muchos factores en cuenta, obviamente no es lo mismo vestir una cama juvenil que una de matrimonio, o hacer la cama en verano o en invierno. Estas son las claves para dar con la ropa de cama ideal para nosotros.

El tamaño

Obviamente, la ropa de cama debe adecuarse al tamaño de la cama. Esto es fácil de ver en las sábanas pero hay que tener en cuenta que, por ejemplo, para una cama de 1,50 no nos sirve una funda de edredón con esa medida, pues nos quedará pequeña.

ambién hay que tener en cuenta el tamaño de la habitación, ya que si es pequeña lo mejor es optar por colores claros para la colcha o el edredón, que ayudarán a crear una sensación de amplitud.

Tejidos y texturas

 Por muy bonitas que queden, unas sábanas ásperas no son una buena opción. El tejido es muy importante teniendo en cuenta que la ropa de cama nos va a envolver durante muchas horas. Lo ideal es escoger sábanas, colchas, mantas etc. de tejidos naturales, como algodón, lino o seda. Favorecen la transpiración de la piel, suponen un menor riesgo de alergias y no crean cargas eléctricas.

Los tejidos más socorridos actualmente son una mezcla de algodón y poliéster, sobre todo por que resultan cómodos y son relativamente fáciles de planchar. 

Pero en función de la época del año en que nos encontremos podemos decantarnos por otras opciones. En invierno se agradecen mucho unas sábanas de franela, muy suaves al tacto y que mantienen el calor; mientras que en verano el raso es el tejido más fresquito.

Color y estampado

A nivel estético, si queremos presumir de dormitorio, habrá que combinar la ropa de cama no sólo entre sí (el edredón con las sábanas y los cojines) sino también con el resto de la habitación. Las cortinas, el cabecero e incluso el color de la pared, todo debe alinearse en una misma estética para crear un ambiente armonioso. 

Más allá de la decoración del dormitorio el color de la ropa de cama es importante por que influye en nuestro estado de ánimo. Los colores vivos, al igual que los contrastes entre claros y oscuros, aportan dinamismo al espacio y resultan más excitantes. Sin embargo, los colores claros o pastel ofrecen descanso visual y generan una sensación de relajación.